Blogia
Gabriel Piconero - VinculoPyme

Llamada desde el más allá

Llamada desde el más allá

(AméricaEconomía.com) Para algunos puede ser una idea macabra o excéntrica, pero para otros que creen en la reencarnación o tienen miedo de ser enterrados vivos puede ser la gran solución. Se trata de la nueva moda que nació en Sudáfrica y se extiende rápidamente por Australia, Irlanda y Estados Unidos: ser enterrados junto a su teléfono móvil.

Esta “moda” fue descubierta por Martin Raymond, director del instituto “The Future Laboratory”, dedicado a rastrear tendencias de comportamiento. Según la investigación, esta idea surgió en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, donde gran parte de la población cree en la brujería. Por este motivo, su mayor temor es caer bajo algún hechizo que les haga parecer muertos y ser enterrados, aunque en realidad sigan con vida. "De hecho, pedían ser enterrados con sus móviles por si se despertaban", explica Raymond, quien agrega que este hábito se está extendiendo por todo el mundo.

Al momento de encontrar razones a este comportamiento, Raymond, detalla que hay quienes también piden ser enterrados con joyería y otros objetos de valor o que los represente. Según esta teoría, muchas personas cercanas a la muerte, temían caer en estado catatónico y ser enterradas por equivocación. Es por eso que pensaban que un teléfono celular dentro del ataúd podría salvarles la vida.

Pero en Australia, según Raymond, esta nueva moda tiene que ver más con estilo. En ese país hay gente que quiere ser enterrada con los objetos que representan su vida. "Nos encontramos un tipo que pidió ser enterrado con su teléfono móvil, con su organizador personal digital, un Blackberry, y con su computador", agregó el especialista.

Al momento de recopilar antecedentes respecto a esta tendencia, Raymond señala que la práctica de ser enterrado con bienes personales se remonta a la época faraónica en el antiguo Egipto y son muchas las culturas, incluidas las de América, donde la práctica era común. En aquellos días esto se hacía porque creían que los objetos con los que enterraban a las personas les serían útiles en el más allá. Sin embargo, lo que está sucediendo estos días tendría que ver más con el hecho de que más gente quiere ser enterrada con objetos que los definieron mientras estaban vivos.

Pero también hay casos más extremos, donde las personas han llevado sus teléfonos celulares hasta la cámara de cremación. Según Raymond, se dieron cuenta que esto sucedía porque "cuando expones la pila de un celular a altas temperaturas, ésta explota". Por tal motivo, se ha llegado a un acuerdo en esta área: poner el teléfono celular dentro de la urna con las cenizas.

AméricaEconómica

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres