Blogia
Gabriel Piconero - VinculoPyme

No se repetirán crisis como las de antes

No se repetirán crisis como las de antes

Luis Alberto Moreno,
presidente del Banco
Interamericano de Desarrollo

Luis Alberto Moreno dice que hace 20 años apenas tenía noción de lo que era el BID. “Entonces yo manejaba un noticiero de TV en Colombia, por lo que sabía lo que saben los periodistas: de mucho, pero muy poquito”, dice. No obstante hoy está instalado en su amplia oficina de presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, con el objetivo de reformularlo. De esto y de su visión de América Latina conversó con Felipe Aldunate M. director editorial, de AméricaEconomía. Hoy la región tiene mucho mejor acceso de capital de lo que había antes. Mucho mejor que hace 20 años… Sin duda.  Hoy hay mucho más ahorro de lo que había antes. Hoy hay cerca de US$ 250.000 millones en fondos administrados por fondos de pensiones. Hay además mucha más liquidez en los mercados extranjeros y hay nuevos mecanismos de financiamiento. La financiación que en los 80 venía primariamente de bancos, hoy es del mercado. Y eso es un cambio profundo porque permite a América Latina acceder a las grandes corrientes de liquidez que existen en el mundo. Eso es bueno para la región, pero genera más competencia al BID.Sin duda. Y eso nos obliga a reinventarnos. Y a pensar que el Banco debe hacer intervenciones puntuales que tengan efectos en el desarrollo importante. Es decir, que si mañana el Banco aporta 100 millones en un proyecto, ojalá lleguen otros 900 de terceros.  En los países de ingreso medio de todos modos siempre hay una necesidad de instrumentos financieros nuevos. Eso significa trabajar mucho más el lado del pasivo, nuestro balance, ofreciendo ese tipo de productos. Significa también trabajar mucho más con la creación de ese tipo de productos, financieros, productos que tengan más flexibilidad que los que tradicionalmente ha hecho el Banco. Pero hay aún problemas básicos: en saneamiento, en agua, en educación, en temas que el Banco va a tener que seguir estando, y en temas de frontera, como el tema de biocombustibles y en temas, como los llamamos aquí, de oportunidades para la mayoría. A poco asumir, usted anunció reformas al BID el que tendría un foco mayor en el sector privado, la educación y la competitividad. ¿En qué van esas reformas?En la asamblea de Belo Horizonte conseguimos que los gobernadores aprobaran la ampliación del mandato hacia el sector privado. Era algo que se venía discutiendo desde hace muchos años. A partir de ahora ya estamos mirando operaciones de crédito que antes el Banco no miraba, operaciones de crédito con entes subnacionales sin garantía soberana, que es una cosa nueva del Banco. Y estamos mirando muchas cosas interesantes. ¿Y el tema de la gestión interna del BID?Estamos en eso. Discutiendo con el directorio del Banco, estamos en un proceso muy largo de consultas, aún faltan algunas cosas, pero espero antes que termine el mes de noviembre tener definiciones sobre esto.  Usted ha dicho que la integración regional está en el ADN del BID. Pero los intentos formarles de integración han ido fallando. Los intentos de bloque sí; todos conocemos los problemas que han tenido. Todos los bloques. Creo que en reemplazo de eso se viene haciendo mucha negociación bilateral. En el último año ha habido mucha actividad. Se ha formado un plato de tallarines que tiene que terminar en una sopa que deje espacio a todos.  ¿Qué hace falta para que haya más integración?Viene un ciclo de mucha más integración física. Todos están hablando de más y más proyectos de infraestructura. Todo el mundo está mucho más metido en eso. Eso va a ayudar muchísimo. Y eso debe ayudar a que haya un comercio intrarregional mucho más grande. El comercio intrarregional sigue siendo mucho más pequeño que el de otras regiones como Europa, donde es el 20% del total. Nosotros estamos en torno al 8-10%. Aún falta actividad dentro de la región. Eso no es sólo culpa de los acuerdos, sino de la oferta de los países.  América Latina ha mejorado mucho su gestión macroeconómica. No obstante, su crecimiento es mucho menor que el promedio mundial y pierde participación en el PIB global  y en el comercio global. ¿No tiene la sensación que la región pierde en sus intentos de globalizarse?

Hay una realidad. La buena noticia es que América Latina cerró muchas brechas en educación, en salud, en expectativa de vida. Pero también es cierto que quedan muchas por cerrar. En estos 20 años, la participación de Latinoamérica en el total del comercio ha ido cayendo. Pero no es eso. Lo que pasa es que los países del Asia están creciendo al doble que nosotros. 

Fuente y foto: Revista AméricaEconomia, Especial 20 años.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres