Blogia
Gabriel Piconero - VinculoPyme

El Mercosur y las Plantas de Celulosa

El Mercosur y las Plantas de Celulosa

Por: Hugo Presman 

Lo que está sucediendo con el MERCOSUR a partir del problema de las plantas de celulosa es una lección de historia, que reproduce la balcanización padecida por América Latina en el siglo XIX. Problemas solucionables transformados en pretextos para la fragmentación. Torpezas inadmisibles que anulan la posibilidad de desplegar un proyecto estratégico. Caída profunda a menos de seis meses de un frente común enfrentando al ALCA en la cumbre de Mar del Plata. Gobiernos que parecían transitar una línea de pensamiento cercano actuando como amigos traicionados. La miseria y la desocupación que enfrentan a países empobrecidos por enemigos comunes. Vecinos que ponen el problema en el tapete y luego evitan formar parte de las soluciones. Gobierno preso de la empresa finlandesa que es más fuerte que el Estado Uruguayo. El MERCOSUR que reproduce en su seno las arbitrariedades de sus socios mayores con sus integrantes menores. Hugo Chávez que intenta mediar apoyando a Uruguay y Paraguay, al tiempo que rompe equivocadamente el Pacto Andino. Su actitud desembozada en la interna peruana, no ayuda finalmente al candidato al que apoya: Ollanta Humala. El surgimiento de nacionalismos provincianos, en una escalada de desaciertos. Bush actúa en las sombras y evita exteriorizar su alegría en público.

En medio de este contexto de debilitamiento latinoamericano, Evo Morales realiza la primera nacionalización del siglo XXI en América Latina. El ideólogo de la revolucionaria medida es el Ministro del Área, Andrés Soliz Rada, máximo referente de la izquierda nacional boliviana. Pero la medida afecta a Petrobrás y Repsol Es decir a Lula y Kirchner. Es el momento de ver si los presidentes de los socios mayores del Mercosur son capaces de elevarse por encima de los intereses provinciales. Evo Morales necesitará mucho apoyo para contrarrestar los intereses que afectó y los que amenazan con secesionar a Santa Cruz de la Sierra.

Otros países latinoamericanos firman acuerdos suicidas de Libre Comercio con EE.UU. El último es el impresentable presidente peruano Toledo, cuando guarda sus bártulos de despedida del Palacio Pizarro.

El mismo Uruguay, cuyo gobierno tiene su principal base de apoyo en los ex Tupamaros, amenaza con firmar su certificado de defunción.

Nadie parece querer mirarse en Méjico, que abrió su mercado al libre ingreso de mercaderías, pero no tiene la contrapartida el libre movimiento de personas. EE.UU. todos los días aumenta el Muro que lo separa de Méjico, en largo y alto. Es el mismo Méjico al que el Nafta le incrementó la desocupación y terminó en ser importador de su alimento básico como el maíz. El mismo Muro que recluye a los desocupados y excluidos por el ALCA.

El momento es histórico y tiene una enorme potencialidad. Desaprovecharlo será un crimen El mismo que se consumó en el siglo XIX, cuando pasamos a ser argentinos, uruguayos, brasileños, mejicanos, colombianos porque fracasamos en ser latinoamericanos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres