Blogia
Gabriel Piconero - VinculoPyme

PyMES, el mayor desafío para los años venideros

PyMES, el mayor desafío para los años venideros

Por: Alejandro Roca
Director Área Comunicaciones
IARSE
aroca@iarse.org

A nadie escapa la enorme importancia que las pequeñas y medianas empresas (PyMES) tienen para el desarrollo y crecimiento sustentable del país. De hecho, éstas son el motor de nuestra economía puesto que representan alrededor del 95% de las unidades productivas de Argentina y absorben un porcentaje cercano al 65% de la mano de obra ocupada.

Afectado de manera drástica por la crisis de 2001, el sector ha recompuesto parcialmente su situación a partir de la reactivación económica de los últimos años. Un informe de la Fundación Observatorio PyME revela que las PyMES industriales han adquirido niveles de rentabilidad promedio de 5% sobre las ventas, alcanzando un nivel similar a sus pares de naciones desarrolladas como Estados Unidos, Francia e Italia.

El panorama es alentador cuando se incorpora el dato del aumento en las exportaciones de manufacturas: de acuerdo con el Observatorio Pymes del Instituto de Estrategia Internacional de la Cámara de Exportadores de la República Argentina (CERA), éstas crecieron un 42% entre 1994 y 2004. También se registra un incremento del número de compañías que exportan sus productos, particularmente las de los sectores metal-mecánico, maquinarias y equipos, insumos para la construcción, autopartes, madera, papel, químicos y plásticos.

Empero, cualquier estadística anterior queda minimizada por el hecho de que la gran mayoría de las PyMES mantiene altísimos niveles de informalidad en la contratación de sus empleados y colaboradores. Según el Instituto para el Desarrollo Social Argentino (IDESA), el trabajo no registrado alcanzaría al 75% del empleo que genera este sector de la economía.

¿Cómo conciliar este dato irrefutable de la realidad con la necesidad de incorporar a las pequeñas y medianas compañías al movimiento internacional que pugna por instaurar una gestión ética y socialmente responsable en las compañías?

Hace unos días tuve la oportunidad de viajar a Chile para representar al IARSE en el Seminario Internacional “Presente y Futuro de la Responsabilidad Social Empresarial en América Latina”. Expertos de diez países (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, El Salvador, México, Panamá, Perú y Uruguay) expusieron las conclusiones de los respectivos estudios realizados en cada una de estas naciones, analizando tendencias y desafíos de la RSE a nivel continental. Sin excepción, todos coincidieron en que el mayor reto para los años venideros consiste en incorporar activamente a las PyMES al proceso.

Y aunque sea evidente “qué se debe hacer” en este campo, aún permanece difuso el “cómo llevarlo a la práctica”. El problema no es exclusivo de las organizaciones promotoras del tema en América Latina: entidades especializadas de los países más desarrollados del planeta están debatiendo sobre las mejores estrategias para lograr que las PyMES gestionen sus negocios bajo este nuevo paradigma de la responsabilidad social.

Por su dinamismo y modelo de gestión las pequeñas y medianas compañías impactan directamente en las comunidades donde operan y en la generación de valor para el país. La práctica de la RSE no puede resultarles ajena. Máxime si se tiene en cuenta que contribuye a prepararlas para atender a mercados cada vez más exigentes en cuestiones referidas a la calidad de los productos, el cuidado del ambiente y el tratamiento de los aspectos sociales.

Además, una gestión socialmente responsable les permitirá enfrentar con éxito los nuevos requerimientos planteados por muchas de las grandes empresas a las cuales proveen de bienes y servicios; y, fundamentalmente, agregar valor social y humano a su práctica productiva.

En su libro “La Responsabilidad Social Empresaria en las pequeñas y medianas empresas”, el autor Ricardo Lesser afirma que -hasta el momento- en Argentina el rol de las PyMES en el avance de la RSE dentro del empresariado ha sido reducido. También señala que las compañías globales “están reconociendo que la cooperación con las PyMEs puede ayudarles a mejorar su propia cadena de valor”. Por efecto dominó, poco a poco, éstas deberán comprender que para ser exitosas, sustentables y convertirse en subcontratistas estables tendrán que cumplir con ciertas normativas de conducta y certificaciones varias.

Atento a estos factores, el Instituto Argentino de Responsabilidad Social Empresaria (IARSE) ha elaborado dos novedosas herramientas de gestión: “Paso a paso para PyMEs” e “Indicadores RSE para PyMEs”. Ambas publicaciones son instrumentos de auto-evaluación y aprendizaje que:

Tienen en cuenta las características específicas del sector PyME, sus oportunidades, desafíos y limitaciones.
Traducen la RSE a un lenguaje llano y simple, fácil de interpretar y adaptado a la realidad cotidiana de una PyME.
Hacen foco en las prácticas concretas de RSE ayudando a desmitificar el concepto.
Contribuyen a la auto-evaluación y a la planificación de la gestión de la RSE.

Gran parte de las posibilidades de éxito y propagación del movimiento global por la Responsabilidad Social Empresaria residen en la capacidad de permear este concepto a esos cientos de miles de establecimientos que hoy sólo pugnan por su subsistencia y provenir.

Si esta enorme fuerza productiva logra desarrollarse, crecer y competir contemplando los impactos económicos, sociales y ambientales propios de su actividad empresarial, indudablemente habremos dado un paso clave en el camino por alcanzar el desarrollo sustentable de nuestras naciones y del planeta.

Fuente: IARSE

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres