Blogia
Gabriel Piconero - VinculoPyme

La RSE ¿Realmente ‘de’ y ‘para’ grandes?

La RSE ¿Realmente ‘de’ y ‘para’ grandes?

 

Para aterrizar el tema a la realidad de la Pyme chilena, el Servicio de Cooperación Técnica (Sercotec) y DiarioPyme, realizarán este miércoles 27 de septiembre el seminario “RSE: ¿Es cosa de grandes?", enfocado, como un punto de partida, a propender los espacios de colaboración que pueden lograr los grandes y pequeños empresarios chilenos.

En los últimos años, la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) se ha posicionado en Chile, aunque mayoritariamente a nivel de grandes empresas. Según una encuesta de Adimark y Fundación PROhumana, aunque más del 60% de los consultados ha oído hablar de ella, el concepto es conocido principalmente en los Grupos Socio Económicos (GSE) ABC1, lo que confirma que el tema permanece restringido a una elite.

Cada día crece el número de compañías –de diversos sectores productivos- que publican sendos informes donde dan cuenta de su gestión y de las inversiones que anualmente realizan en este campo, acciones que les permiten incluso competir por alguno de los premios que se han instaurado en nombre de la RSE.

En este panorama, muchos tienden a pensar que la RSE, como tantas otras materias, está reservada para las firmas de facturación exorbitante. Por ello, las Pyme la miran pasar como si fuera un desfile, desconociendo que estas prácticas forman parte del negocio y como tales pueden ser adaptadas y adoptadas por las empresas de menor tamaño.

"¿Cómo puede, un ocupado empresario, asegurar la ventaja competitiva y la continuidad de su empresa a largo plazo? Satisfaciendo a sus clientes y atrayendo a otros, mediante el desarrollo de nuevos productos y servicios, y, sobre todo, siendo rentable. La RSE puede ayudar a alcanzar estos objetivos".

De esta forma, comienza un documento que fue elaborado por la Unión Europea (UE) para difundir el tema a nivel Pyme. Reconociendo que lo que se entiende por Pyme en el Viejo Continente está muy por encima de lo que manejamos en Chile. Es interesante conocer cuál es la fórmula que en el bloque europeo usan para incluir a sus empresas menores en este universo.

"El término RSE significa garantizar el éxito de una empresa integrando consideraciones sociales y medioambientales en sus actividades. En otras palabras, satisfacer la demanda de los clientes y gestionar, al mismo tiempo, las expectativas de otras partes interesadas: los trabajadores, proveedores y la comunidad de su entorno. La RSE puede aportar beneficios directos y garantizar la competitividad a largo plazo de la empresa", agrega la publicación.

Apuntan que la adopción de la RSE, además de tener resultados económicos y ventajas, permite a la empresa hacerse una buena reputación y conquistar la confianza de los distintos públicos que se relacionan con ella. Bajo este prisma la mayoría de empresas, sobre todo las más pequeñas, siempre han estado cerca de su comunidad y han intentado ser buenos miembros de ésta desde que nació el comercio. Son muchos los empresarios que casi por instinto saben que deben actuar correctamente, satisfacer a sus clientes, motivar a sus trabajadores, preocuparse por sus proveedores, ser buenos miembros de la comunidad y proteger el medio ambiente.

Advierten que para seguir siendo competitiva, la Pyme debe adaptarse a estas nuevas demandas del mercado y de la sociedad. "Su carácter más flexible y personal, permite que puedan responder más rápido a estos cambios y advertir las oportunidades que ofrece el mercado", afirman en la UE.

¿En qué consiste?

Teniendo claro ya que la Responsabilidad Social Empresarial implica adoptar medidas e integrar aspectos sociales y medioambientales en los objetivos de la empresa, los expertos aconsejan tomar el tema con calma, poco a poco.

En primer lugar llaman a centrarse en objetivos que además de relevantes sean alcanzables por la organización, sin olvidar que todo lo que se haga en este sentido debe ser transmitido.

"Por ejemplo, su empresa puede invertir en los trabajadores ofreciendo cursos de formación para su beneficio y el de la empresa. O bien, puede adoptar medidas para velar por el bienestar de los trabajadores, como el fabricante esloveno de camas Meblo Jogi, quien advirtió que el éxito se obtiene convenciendo a los trabajadores de lo importante que es su labor y escuchando cuáles son sus necesidades. Su empresa también podría apoyar iniciativas sociales y animar a su personal a participar voluntariamente en ellas", aconsejan.

Por su parte, además de las relaciones empresariales, la empresa puede tener en cuenta la gestión de sus relaciones con los vecinos, grupos de la comunidad y autoridades públicas. Concluyen que las empresas pequeñas, por regla general, pueden atacar este punto con habilidad, puesto que son parte íntegra y visible de su comunidad.

El ejemplo en este caso viene dado por una firma cafetera belga, que con una plantilla de sólo tres trabajadores, se comprometió con su entorno social en una serie de acciones, lo que se reflejó automáticamente en su éxito económico.

Prácticas como estas son las que están al alcance de las Pyme nacionales, tal como sucede con aquellas que conservan el medio ambiente (consumo eficiente de energía, evitar contaminación, reducir residuos y reciclar, entre otras) las que junto con implicar ahorros que contribuyen a la viabilidad económica de la empresa, ayudan a mejorar su relación con la comunidad y las autoridades, así como a atraer clientes que buscan proveedores de productos ecológicos.

Los especialistas de la UE recomiendan no acometer todas estas acciones a la vez, ya que su experiencia les indica que se obtienen mejores resultados si se establecen prioridades que concentren los esfuerzos en acciones que resulten más relevantes para los fines de la empresa.

La RSE también puede desarrollarse en forma asociativa, junto a otras empresas u organismos públicos y privados, por ejemplo en programas gubernamentales o de autoridades locales, o bien colaborando con empresas con un especial interés en el tema que desarrollen proyectos específicos.

Destacan que muchas de estas relaciones no suponen un costo y si los hay son poco significativos, ya que con una buena selección de objetivos y gestión eficiente es posible garantizar la amortización, ya sea porque la acción genera publicidad positiva, mejora la moral de los trabajadores, la reputación de la empresa y abre nuevos mercados.

La Comisión Europea dispone de un simple cuestionario que ayuda a identificar los puntos útiles y relevantes para iniciar el camino de la RSE.

¿Es cosa de grandes?

Para aterrizar el tema a la realidad de la Pyme chilena, el Servicio de Cooperación Técnica (Sercotec) y DiarioPyme, realizarán este miércoles 27 de septiembre el seminario "RSE: ¿Es cosa de grandes?", enfocado, como un punto de partida, a propender los espacios de colaboración que pueden lograr los grandes y pequeños empresarios chilenos.

El objetivo principal de la actividad es mostrar que la RSE no debe entenderse sólo como filantropía, y por el contrario transformarse en una instancia para el encadenamiento productivo entre entidades de tamaño grande, mediano y pequeño.

En la actividad estarán presentes el ministro de Economía, Alejandro Ferreiro, y el gerente general de Sercotec, Mario Ossandón, quienes expondrán respecto del apoyo estatal al desarrollo de prácticas asociadas a la RSE.

Además se presentarán experiencias que demuestran el éxito de este tipo de relaciones, encabezadas por Minera Cerro Colorado y el aeropuerto de Santiago.

El seminario tendrá lugar en el auditorio de Telefónica (Av. Providencia 111, Santiago), es gratuito y comenzará a las 08.30 horas. Si desea inscribirse haga click AQUÍ.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres