Blogia
Gabriel Piconero - VinculoPyme

El viaje, las ilusiones y la realidad

El viaje, las ilusiones y la realidad

- ¿Me parece a mí, o este viaje presidencial no es “el” éxito?
- Este viaje presidencial fue, a mi entender, sobrecargado de expectativas desde el propio gobierno, varios días antes de que se iniciara, probablemente con el propósito de que se hablara mucho de eso y poco de algunos otros asuntos menos esperanzadores. Ahora ya aparecieron algunos tropiezos que no será posible disimular totalmente, como por ejemplo el reclamo de los bonistas italianos, que durante todos los últimos meses casi no fue recordado en nuestro país, pero que siguió su curso judicial en las sedes pertinentes, y ahora está volviendo a dar dolores de cabeza a los encargados de atender el problema. Por lo pronto, y pese a todo lo que pueda decirse o callarse entre nosotros, el primer ministro Romano Prodi atiende las posturas de sus compatriotas damnificados por el corralón, la devaluación y la pesificación asimétrica. Vuelvo a afirmar: el gobierno italiano, no importa su signo ideológico, sea Berlusconi el odiado o Prodi el bienvenido, nunca desamparará a sus propios ciudadanos por quedar bien con la Argentina. Y te agrego que eso me parece perfecto, porque implica defender los intereses que a cualquier gobierno le corresponde defender con carácter prioritario.
- Lógica pura. Ojalá rigiera también entre nosotros.
- También hubo sensaciones contrapuestas en casi todas las demás actividades que la comitiva argentina cumplió oficialmente en tierras estadounidenses. Alguien, un empresario que llamó desde allá a su oficina en Buenos Aires para preguntar si había alguna novedad, comentó que también hubo caras de preocupación después de otros encuentros, tanto del Presidente como de algunos de sus acompañantes. Por ejemplo, me dijeron que el ministro Julio De Vido no se esperaba la cantidad y carácter punzante de las preguntas que le hicieron los empresarios que escucharon antes de eso una exposición suya sobre la realidad argentina. De repente se largó una andanada que incluyó consultas muy específicas acerca de la situación y perspectivas energéticas, el estado de las cuentas fiscales, la vigencia y posible duración de los controles de precios, los cálculos sobre inflación, las presiones de los sindicatos ...
- Los asistentes están muy bien informados sobre nuestras cosas.
- No te quepa la menor duda. ¿Será por eso que las inversiones tardan?

Fuente del artículo: Empresa News

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres